IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7161
Noticias para la comunidad hispanohablante

NEW YORK VALUES EN LA POLTICA NACIONAL


by Mikel Amigot


La “Trump Tower” en Nueva York se ha convertido, además de un lugar de obligada visita turística, en la Casa Blanca oficiosa, al menos hasta mediados de enero, cuando el nuevo presidente electo jure el cargo. 

Pero no solo es Trump. Su rival, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, es otro “new yorker” de pura cepa. Ambos políticos se conocen bien desde hace décadas, siendo además Trump contribuyente a sus campañas. Curiosamente, ninguna diatriba ha salido de Donald Trump hacia Schumer. Ambos son dos tipos inteligentes, hechos para el combate diario; “tough people”, como se diría aquí.



Ambos muestran “New York values”, esto es, gente urbana, pragmática, dura, orientada a resultados, a veces sin importar los matices. Permítaseme este comentario con la idea de intentar adivinar cómo funcionará la Administración Trump y, especialmente, responder a la pregunta de “cuántos sobresaltos y disgustos nos traerá”. Una serie de preguntas que recibimos a diario como corresponsal de IBL NEWS en EE.UU.

A los neoyorquinos no les importa mucho la pureza ideológica. Esto se aprecia en el hecho de cómo una ciudad de abrumadora mayoría demócrata estuvo gobernada desde 1992 a 2013 por alcaldes republicanos como Rudy Giuliani y Michael Bloomberg. Los habitantes de la capital del mundo puede elegir y re-elegir a políticos con pasados oscuros y hasta corruptos siempre que arreglen los baches, mejoren el servicio de autobús y trabajen para favorecer sus comunidades. 

Donal Trump es un empresario inmobiliario de Nueva York al que sólo le ha importado que sus negocios funcionen bien y ahora, suponemos, que así sea con el Gobierno de EE.UU. No parece que le importe nada cambiar de opinión respecto a personas y circunstancias, aunque no en cuanto ideas políticas, ya que cree que las suyas son las únicas que pueden funcionar. 

El presidente electo promete ser un “deal maker”, una especie de negociante que implementa lo que más conviene en cada momento. Este tipo de actuación puede ser percibida como corrupción, especialmente cuando trate con gente extraña. Es decir, lo contrario a la corrección política. Sus tweets desenfrenados, similares en el tono a cuando estaba en campaña, aunque sin insultos, son un reflejo.

El senador Schumer es un chico de Brooklyn y Trump un muchacho de Queens. Ninguno de sangre azul, ambos “street fighter”, capaces de ensuciarse las manos, trabajar con enemigos o dejar los principios al margen. 

Así es como funcionan las cosas en New York City y como tal vez funcionen en el país en los próximos años.


IBL NEWS



comments powered by Disqus