El Papa invita a seguir el ideal de santidad tras tres beatificaciones


14/11/2005

Terminada la Misa de beatificacin de los tres Siervos de Dios, Charles de Foucauld, Maria Pia Mastena y Maria Crucificada Curcio, presidida por el Cardenal Jos Saraiva Martins esta maana en la baslica de San Pedro, el Papa Benedicto XVI se hizo presente en el templo vaticano para venerar las reliquias de los nuevos beatos y exhortar a los fieles a seguir el ideal de la santidad.

Estos beatos fueron tres personas que, en formas diversas, han consagrado la existencia a Cristo y reproponen a cada cristiano el ideal sublime de la santidad, dijo el Santo Padre.

Sobre el Beato de Foucauld, el Papa resalt la opcin fundamental de quien como sacerdote, puso la Eucarista y el Evangelio como centro de su existencia, las mesas de la Palabra y del Pan, fuentes de la vida cristiana y de su misin.

Seguidamente, el Pontfice destac la actualidad del carisma de Maria Pia Mastena, quien conquistada por el Rostro de Cristo, ha asimilado los dulces sentimientos de atencin del Hijo de Dios hacia la humanidad desfigurada por el pecado.

Que esta nueva beata -continu- obtenga para todos aquellos que la veneran con afecto y devocin el don de un constante anhelo de santidad.

Al referirse a la Beata Maria Crucificada Curcio, el Papa destac que puso en el centro de su vida la presencia de Jess misericordioso, encontrado y adorado en el Sacramento de la Eucarista. Su existencia fue un continuo rezar tambin cuando serva a las personas, especialmente chicas pobres y necesitadas.

Finalmente, Benedicto XVI pidi que la intercesin de los nuevos beatos nos obtenga vivir en la fidelidad a Cristo y a su Iglesia.

Tres beatos evangelizadores

En la ceremonia litrgica, el Cardenal Saraiva destac algunos rasgos de los nuevos beatos.

Sobre Charles de Foucauld, el Purpurado dijo que "tuvo una influencia importante en la espiritualidad del siglo XX y en este principio del tercer milenio sigue siendo un punto de referencia fecundo y una invitacin a un estilo de vida radicalmente evanglico, que es acoger el Evangelio en su simplicidad, evangelizar sin imponer y testimoniar a Jesucristo respetando las otras religiones".

Del eremita francs, que de joven perdi la fe y antes que religioso fue militar, el Purpurado portugus destac su gran caridad, vivida en la fraternidad.

Sobre Maria Pa Mastena, cuya congregacin est extendida en Italia, Brasil e Indonesia, resalt que llev a Cristo entre los ms pobres y abandonados y que su lema fue "cuando un hermano est triste y sufre, nuestra obligacin es que vuelva la sonrisa a su rostro".

De Maria Crucificada Curcio dijo que fue una mujer sencilla y fuerte, aferrada al amor de Cristo, pero que nunca olvid la realidad de la tierra y que su ideal fue recuperar a los jvenes ms abandonados.

"Aprendamos de los nuevos beatos a vivir una fe contagiosa, comunicativa, ya que una fe inocua, que no dice nada a nadie, que no se traduce en testimonio es un don que queda inutilizado", exhort el Cardenal.


IBL NEWS



comments powered by Disqus